El doble acristalamiento es aquel que está compuesto por dos o más hojas de cristal separadas por una cámara de aire deshidratado o gas, lo que ofrece un aislamiento térmico y acústico mucho más eficaz que un acristalamiento simple u otro sistema para ventanas

Beneficios

Ahorro de energía, aislamiento acústico, seguridad, reducción de la condensación y la humedad o reducción de daños por exceso de luz solar son los beneficios que puedes obtener al instalar el doble acristalamiento.

Una de las ventajas más atractivas de este tipo de cristales es el ahorro en el coste de energía. Gracias a la construcción hermética de estas ventanas se crea un aislamiento térmico que reduce el flujo de calor entrante y saliente. Como consecuencia utilizamos menos energía para calentar o enfriar una estancia, y por tanto, gastamos menos en la calefacción.

Como ya hemos comentado antes, las ventanas con doble acristalamiento también consiguen mejorar el aislamiento acústico al crear una barrera más gruesa entre el interior y el exterior del hogar.

Dado el grosor y la resistencia de las ventanas de doble acristalamiento, los cristales son más difíciles de romper y por tanto se vuelven más eficaces contra robos y vandalismo. Esto es gracias a que estos cristales están sellados de forma más apretada que otro tipo de ventanas.